La pregunta clave: ¿Cómo? (3)

Un problema solo es un objetivo mal formulado-11

Cómo ayudar a reformular una situación problemática

“Muchas creencias limitadoras surgen como consecuencia de preguntas sin responder sobre el CÓMO. Cuando una persona no sabe cómo cambiar su comportamiento, es fácil que elabore la creencia de que ese comportamiento no puede cambiarse”

Robert Dilts

 

Este artículo forma parte de una trilogía que tiene como objetivo mostrar un ejemplo de cómo la PNL y su enfoque centrado en la utilidad, pueden ser de gran ayuda en los procesos de cambio.

Los tres artículos se enmarcan dentro del contexto de tratamiento multidisciplinar para solucionar problemas de obesidad o sobrepeso en el ámbito del Coaching de Salud.

null

Desde el Departamento de Coaching de Pronokal Group® del que soy responsable (ver artículos anteriores: Un problema sólo es un objetivo mal definido y Reformular para el éxito: de problema a objetivo), ayudamos a los pacientes en la búsqueda de soluciones y en la promoción de nuevas estrategias de pensamiento y acción que les posicionen de la mejor forma posible para alcanzar su objetivo de una vida más saludable. Esto lo hacemos basándonos fundamentalmente en el concepto de cambio de la Programación NeuroLingüística y en herramientas y técnicas de PNL que ponemos a disposición de nuestros pacientes y de los profesionales que interactúan con ellos de forma continuada (médicos y dietistas) para mejorar la comunicación y el posicionamiento ante el cambio. Por ese motivo, pienso que nuestra experiencia en PronoKal Group® puede servir como ejemplo de aplicación profesional de la PNL en un contexto de Coaching dentro de un equipo multidisciplinar en el ámbito de la salud.

En el primer artículo de este grupo de 3, te explicaba la utilidad de ayudar a reformular las situaciones problemáticas con las que pueda encontrase una persona, de manera que entienda que un problema es sólo un objetivo mal formulado. En el segundo, te acercaba a una experiencia concreta de interacción con un paciente con el objetivo de que sirviera como ejemplo de lo que compartí contigo en el artículo 1. Ahora, en esta tercera y última entrega, realizaré el análisis de la conversación de coaching con PNL que transcribí en el número 2.

null

Para facilitar la comprensión, los comentarios de este primer nivel de análisis se encuentran intercalados dentro del texto de la conversación transcrita y destacados en negrita para poder diferenciarlos del diálogo.

Esta conversación es un fragmento de una sesión de coaching de salud compartida con una paciente en proceso de pérdida de peso y adquisición de nuevos hábitos de vida. La paciente ha transgredido las pautas de alimentación pautadas por su médico y cree que no puede “hacerlo bien” En el momento en que tiene lugar la siguiente interacción ya se ha establecido la empatía y el diálogo se desarrolla en un entorno de confianza. Esto es fundamental en PNL. En el tiempo en que colaboré con John Grinder (Co-creador de la Programación Neurolingüística) le escuché muchas veces insistir en que la empatía y la calibración son los dos pilares sobre los que se sostiene cualquier intervención.

  • Paciente: Esta vez lo he hecho fatal
  • Coach: ¿Qué es lo que has hecho fatal

Pregunta para ayudar al paciente a especificar cuál ha sido concretamente la situación problemática. La pregunta, como veremos más adelante, busca una reformulación del problema que sea operativa (con la que podamos trabajar) Vamos a pasar la expresión de problema (“lo he hecho fatal”) por algunos filtros de experiencia para conseguir depurar la formulación.   

  • Paciente: He comido galletas

Ahora ya hemos bajado un poco en el nivel de generalización: El paciente ha concretado que lo que ha “hecho fatal” es comer galletas.

  • Coach: ¿A todas horas o sólo en algunos momentos?

Segunda pregunta para especificar. Con esta formulación queremos ayudar al paciente a cambiar su percepción de la situación problemática. Este tipo de formulación lleva al paciente a buscar su respuesta entre un rango predeterminado de opciones: o “a todas horas” (lo cual es prácticamente imposible) o “SÓLO en algunos momentos”. La orientación de la pregunta busca “reducir” el tamaño del problema con el mismo objetivo anterior de obtener una formulación operativa.

  • Paciente: El fin de semana, cuando veo la película de la tarde, siempre acabo comiendo galletas

Con esta respuesta, la paciente ya ha especificado el contexto concreto en el que tiene lugar la situación problemática y esa es una información muy valiosa, tanto para la ella como para la coach.

  • Coach: ¿Y eso es lo que quieres hacer o lo que quieres hacer es seguir la prescripción de tu médico correctamente para llegar a tu objetivo?

En este momento, planteamos una pregunta-guía. Una vez comprendido el problema, vamos a guiar la percepción del paciente de manera que empiece a dirigir su atención hacia la solución del mismo. Para ello, volvemos a pedir una respuesta que sólo contempla dos opciones posibles: o quieres “comer galletas los sábados…” o “quieres llegar a tu objetivo” En este momento es fundamental la utilización del verbo “querer”. Antes de pedir el compromiso de la paciente es fundamental que la reconectemos con la motivación. Si está haciendo el tratamiento es porque tiene un objetivo y estamos dirigiendo su atención hacia él.

  • Paciente: Yo quiero seguir la prescripción pero siempre acabo haciéndolo mal

La paciente expresa ahora la polaridad presente en su comportamiento: quiero hacer una cosa y hago otra (“quiero seguir la prescripción” + “siempre acabo haciéndolo mal”) con una clara focalización de la atención en la segunda parte de la frase: “siempre acabo haciéndolo mal”. La conjunción “PERO”, a la que Perls llamaba el “borrador universal” tiene el efecto de borrar mentalmente la primera parte de la afirmación de manera que toda la atención se centra en la segunda parte. Dicho de otra forma, cuando la paciente acaba la frase es como que se ha olvidado de que quiere seguir la prescripción médica y toda su atención está focalizada en que “siempre” lo hace mal. Puede observarse también que se ha reactivado la percepción generalista con la que inició su descripción de la situación problemática.  

  • Coach: Bien. Por lo que me has dicho, sólo lo haces mal el sábado por la tarde ¿Es así?

Volvemos a guiar a la especificación de la situación problemática “empequeñeciendo” el  problema.

  • Paciente: Sí, sí
  • Coach: Entonces, entiendo que la mayor parte del tiempo lo estás haciendo bien. Lo que importa ahora es que te des cuenta de que tú quieres seguir la prescripción correctamente. ¿Quieres?

Reformulación de la percepción: guiamos al paciente a darse cuenta de que la mayor parte del tiempo lo está haciendo bien lo cual muestra que es capaz de hacerlo bien. Después de esta reconexión con recursos (su capacidad para hacerlo bien la mayor parte del tiempo) volvemos a conducir hacia el objetivo.

  • Paciente: Sí pero tengo un problema con las galletas
  • Coach: Entiendo. Quieres hacerlo bien y sientes que tienes un problema con las galletas. Muy bien. Entonces vamos a convertir ese problema en un objetivo pequeño que te acerque al objetivo más grande de alcanzar un peso saludable y mantenerte en él. ¿De acuerdo?

En este punto, la coach hace un pequeño cambio en la recapitulación de lo que ha expresado la paciente: sutilmente, ha cambiado el “PERO” por el “Y”. La conjunción “Y” es igualitaria. Podemos decir, que se perciben como igual de importantes las dos partes de la oración. Dicho de otra forma, con esta reformulación, la percepción de problema no es superior al deseo de conseguir el objetivo. Después de esto, guiamos hacia el marco objetivo: empezamos a conducir hacia la solución. Ahora resulta que el problema sólo es un objetivo “pequeño” (subobjetivo) Hemos hecho una especia de fragmentación del objetivo grande de manera que la paciente pueda empezar a ver la situación problemática, no como un problema irresoluble sino como un “pequeño” fragmento de su objetivo.

  • Paciente:
  • Coach: ¡Muy bien! Vamos allá. Si piensas en lo que quieres conseguir en lugar de en aquello que haces cuando ves las películas de la tarde durante el fin de semana ¿Cómo expresarías eso que quieres conseguir? Como si completaras una frase que empieza por “Quiero…”
  • Paciente: (pausa) Quiero… (pausa) seguir haciendo bien el tratamiento (pausa) mientras veo la película del sábado por la tarde

El paciente hace varias pausas que es fundamental respetar. Es muy importante permitir que tenga lugar el proceso interno con el que la persona está generando experiencia interna reestructuradora.

  • Coach: ¡Muy bien! ¿Puedes repetir la frase en un tono más alto y convincente?

Esta petición  está relacionada con las submodalidades auditivas de la afirmación. La coach ha detectado que el tono (bajo) con el que la paciente ha formulado su deseo no podía “competir” con el tono (fuerte) con el que había afirmado y reafirmado su resistencia al cambio. Por eso le pide que iguale un poco los tonos. Las características de nuestras “voces” internas tienen en muchas ocasiones, desde el punto de vista de la PNL, más influencia en la respuesta que damos a las experiencias que el propio contenido de las experiencias.

  • Paciente: Sí. ¡Quiero seguir adelgazando mientras veo la película el sábado por la tarde!
  • Coach: ¡Excelente! Mejor así ¿verdad?
  • Paciente: (ríe) Mucho mejor

La paciente ríe por primera vez. Esto denota un cambio muy importante en su estado.

  • Coach: Bien ¿Y qué puedes hacer, que dependa de ti, que te ayude a seguir adelgazando mientras ves la película?

Destacaremos aquí tres aspectos importantes de la pregunta anterior. Por una parte, la coach conduce a la persona a asumir su responsabilidad en el cambio (“que dependa de ti”) y por otra parte, da por hecho la continuidad del proceso incluyendo en el mismo la recaída. Frecuentemente, cuando un paciente transgrede tiene la percepción de haberse “salido” del proceso. Una de las cosas que fomentamos nosotros es que el paciente perciba que sigue “dentro” del proceso y que la recaída forma parte del mismo. En tercer lugar, quiero destacar que hemos hecho aquí una especie de “pregunta trampa” como veremos a continuación.

  • Paciente: ¿Decirme a mí misma que yo soy más fuerte que mis pensamientos? (Tono de voz bajo, dubitativo)
  • Coach: ¿Has intentado esa solución alguna vez?
  • Paciente: (ríe) Muchas veces
  • Coach: ¿Y te ha funcionado?
  • Paciente: No, no. Realmente, no

La pregunta trampa de la que hablaba anteriormente se refiere al hecho de que esperábamos que la paciente nos respondiera soluciones poco útiles (como ha sido el caso). ¿Por qué? Porque queríamos que descubriera por sí misma que las soluciones con las que ha intentado solucionar el problema no han funcionado. Esperábamos que esas soluciones, que son las que está habituada a intentar, fuesen las primeras en venir a su mente ante nuestra pregunta (igual que serían las que seguiría intentando una y otra vez a no ser que generásemos la experiencia interna de poca utilidad: que sea la propia persona la que descubra – concluya que no sirven)

  • Coach: Entonces no nos sirve. Tenemos que encontrar algo que no hayas hecho antes, algo diferente. No vamos a perder tiempo con lo que ya sabemos que no te funciona, ¿no?
  • Paciente: Pues… quizás no comprar galletas… (pausa) o no ver la película de la tarde
  • Coach: ¿Cuál de esas dos posibilidades es más sencilla para ti?

Ante las nuevas posibilidades de respuesta, guiamos a la paciente a que analice la viabilidad de las mismas.

  • Paciente: Bueno… no comprar galletas es fácil para mí pero mi marido come galletas… (pausa) y me gusta ver la película de sábado
  • Coach: ¿Estás sola o acompañada cuando comes las galletas viendo la película?

Al surgir las dificultades para aplicar las opciones de solución que ha generado, conducimos a la paciente a la parte clave de la búsqueda de solución. Vamos a invitarla a descubrir CÓMO ocurre la transgresión. De esta forma la “foto fija” de la situación problemática se convertirá en “película” en movimiento y podremos actuar sobre ella. Necesitamos el proceso para poder actuar.

  • Paciente: ¡Sola! ¡Si hubiera alguien conmigo no comería galletas!
  • Coach: ¡Vaya! ¡Qué interesante! Esa es una información fabulosa. ¿Y es posible que quedes con alguien para ver la película?
  • Paciente: Puedo quedar con mi hermana. Vive en mi mismo edificio y también ve la película de la tarde
  • Coach: ¿Si está tu hermana contigo no comerás galletas?
  • Paciente: ¡No! Ella sabe que estoy en tratamiento y me sentiría fatal si me viera comer galletas

En la secuencia anterior de preguntas – respuestas la paciente está conectando con recursos para encontrar una solución. La atención está totalmente enfocada en el ámbito de las soluciones.

  • Coach: ¡Excelente! Entonces ahora tenemos un objetivo pequeño dentro de tu objetivo más grande: seguir adelgazando mientras ves la película el sábado por la tarde y para ello ¿qué harás?

Insistencia de la reformulación del problema como una fragmentación del objetivo grande: ahora el problema es un objetivo y, además, un objetivo pequeño (hemos cambiado sustancialmente el tamaño del marco). Al final, la coach lleva al compromiso: “¿Qué harás?”

  • Paciente: Quedaré con mi hermana para ver la película
  • Coach: ¿Cómo te sientes ahora al pensar en ese momento?
  • Paciente: ¡Bien! ¡Muy bien! Me siento tranquila y me veo haciéndolo muy bien, con mi hermana, viendo la película
  • Coach: ¡Excelente! ¿Me escribes después del fin de semana y me explicas cómo ha ido?
  • Paciente: ¡Sí! De acuerdo

 

Un problema solo es un objetivo mal formulado-13La pregunta clave, desde el punto de vista de la PNL es ¿Cómo sucede lo que sucede? ¿Cómo hacemos lo que hacemos? ¿Cómo podemos cambiarlo? El interrogativo “CÓMO” es el interrogativo de la UTILIDAD porque nos permite descubrir el proceso, la estructura de las experiencias para poder trabajar con ellas. Así es como trabajamos con PNL: con la estructura de las experiencias, la parte sobre la que podemos intervenir y cambiar. ¿Quieres venir a descubrir CÓMO hacer eso con nosotros?

Muchas gracias por tu atención.

 

Pilar Morales
Directora de Adaptic® Solutions SL
Responsable del Departamento de Coaching de Pronokal® Group

Ver el perfil de Pilar Morales Ibáñez en LinkedIn

Leave A Response

* Denotes Required Field