A Sant Jordi l’amor interessa!

En català

Avui és dia de flors i de paraules: la festa més bonica… i, aquest any, la viurem diferent: no passejarem per les parades de llibres i flors i no parlarem amb els autors i demanarem dedicatòries de llibres. La viurem diferent i segurament la recordarem sempre. Per això, volem contribuir a què sigui un bon record. Per això et convidem a veure la presentació d’un llibre que es va fer al 2017 però que, com que parla de l’amor, sempre és actual. Pots accedir des d’aquest enllaç: video de la presentació

I també pots llegir aquí o decarregar-te un fragment: “Les roses de Sant Jordi” El llibre és un cant a l’amor i a la vida. Feliç dia de Sant Jordi!

Pots comprar el llibre per a que te’l portin en aquest enllaç o encarregar-nos-el a nosaltres per aconseguir-lo més barat i dedicat per l’autora 😉

Les roses de Sant Jordi

El teu primer Sant Jordi conscient va ser un dia molt especial per a nosaltres.

Com cada matí, vam esmorzar, vam parlar i vam riure mentre jo prenia el meu cafè negre i tu, el teu cafè d’aigua. Després, vam anar al menjador i vam seure al sofà. Et vaig explicar que aquell era un dia especial i molt bonic perquè es regalava una rosa a les persones que estimaves. Et vaig dir que dibuixaríem una rosa molt bonica perquè la regalessis a cada persona que estimaves i, entre les dues, vam fer la llista de persones i ens vam passar bona part del matí dibuixant roses. Tu eres molt petita i encara no sabies pintar roses, així que jo agafava la teva maneta i, amb les nostres mans juntes, vam dibuixar i pintar una rosa per a cada persona de la llista i, quan acabàvem cadascuna de les nostres obres d’art, tu firmaves “Maria” guiada per mi.

Quan acabàvem cada regal, les dues ens miràvem satisfetes  i dèiem com de bonica ens havia quedat la flor. I així, la tauleta es va anar omplint de roses vermelles, que era el teu color preferit. Hi havia roses per a la mama, el papa, la tata, el iaio, la iaia, la tieta Cristina… ja quasi havíem acabat quan tu, molt decidida, vas prendre la iniciativa, vas agafar un dels fulls en blanc que encara quedaven a la taula, vas agafar el color vermell i, molt concentrada, vas dibuixar una mena de puça vermella al mig del full. Vas insistir i la puça es va fer una mica més gran i va quedar com una taqueta vermella que jo encara no sabia què era. Llavors, vas canviar de color i vas fer un “gargot” a un costat del full. Tenies poc més de dos anys, Maria, i saps què era el que estaves fent? Et vas girar cap a mi, que et mirava intrigada, em vas donar el full i em vas dir, amb la teva mitja llengua “I aquesta flor tan bonica és per a tu, tieta”. Havies dibuixat una rosa per a mi! Aquelles precioses ratlles vermelles eren una rosa! I les ratlles negres eren el teu nom… Et vaig fer tants petons que tu reies contenta de l’efecte que tenia en mi el teu dibuix mentre jo et deia que era la rosa més bonica de tot el món. Havíem passat el matí dibuixant roses, la primera rosa l’havia dibuixat jo per a tu. La resta les havíem dibuixat juntes i tu, amb només dos anys, t’havies adonat que jo no tenia rosa i la vas fer per a mi. Sempre recordaré aquell dia de Sant Jordi, la teva careta feliç i la petita i preciosa rosa que vas dibuixar per a mi.

Feliç dia de Sant Jordi!

En castellano

Hoy es día de flores y de palabras: la fiesta más bonita … y, este año, la viviremos diferente: no pasearemos por las paradas de libros y flores y no hablaremos con los autores y pediremos dedicatorias de libros. La viviremos diferente y seguramente la recordaremos siempre. Por ello, queremos contribuir a que sea un buen recuerdo. Por eso te invitamos a ver la presentación de un libro que se hizo en 2017 pero que, como habla del amor, siempre es actual. Puedes acceder desde este enlace: video de la presentación

Y también puedes leer aquí o descargarte un fragmento: “Las rosas de San Jordi” El libro es un canto al amor y la vida. Feliz día de Sant Jordi!

Puedes comprar el libre para que te lo lleven en este enlace o encargárnoslo a nosotros para conseguirlo más barato y dedicado por la autora 😉

Las rosas de San Jordi

Tu primer San Jordi consciente fue un día muy especial para nosotras.

 Como cada mañana, desayunamos, hablamos y nos reímos mientras yo tomaba mi café negro y tú, tu café de agua. Después, fuimos al comedor y nos sentamos en el sofá. Allí, te expliqué que aquel era un día especial y muy bonito porque se regalaba una rosa a las personas que amabas. Te dije que dibujaríamos una rosa muy bonita para que tú se la regalaras a cada persona que querías y, entre las dos, hicimos la lista de personas y nos pasamos buena parte de la mañana dibujando rosas. Tú eras muy pequeña y aún no sabías pintar rosas, así que yo cogía tu manita y, con nuestras manos juntas, dibujamos y pintamos una rosa para cada persona de la lista y, cuando acabábamos cada una de nuestras obras de arte, tú firmabas “María” guiada por mí.

 Cuando acabábamos cada regalo, las dos nos mirábamos satisfechas y comentábamos lo bonita que nos había quedado la flor. Y así, la mesita del salón se fue llenando de rosas rojas, que era tu color preferido. Había rosas para mamá, papá, la tata, el yayo, la yaya, la tía Cristina… Ya casi habíamos terminado cuando tú, muy decidida, tomaste la iniciativa, te hiciste con una de las hojas en blanco que aún quedaban en la mesa, cogiste el color rojo y, muy concentrada, dibujaste una especie de pulga roja en medio de la hoja. Insististe y la pulga se hizo un poco más grande y quedó como una manchita roja que yo todavía no sabía qué era. Entonces, cambiaste de color e hiciste un “garabato” a un lado de la hoja. Tenías poco más de dos años, María, y ¿sabes qué era lo que estabas haciendo? Te giraste hacia mí, que te miraba intrigada, me diste la hoja y me dijiste, con tu media lengua “Y esta flor tan bonita es para ti, tía”. ¡Habías dibujado una rosa para mí! ¡Aquellas preciosas rayas rojas eran una rosa! Y las rayas negras eran tu nombre… Te di tantos besos que tú reías contenta del efecto que tenía en mí tu dibujo mientras yo te decía que aquella era la rosa más bonita de todo el mundo. Habíamos pasado la mañana dibujando rosas, la primera rosa la había dibujado yo para ti. El resto las habíamos dibujado juntas y tú, con sólo dos años, te habías dado cuenta de que yo no tenía rosa y la hiciste para mí. Siempre recordaré ese día de San Jordi, tu carita feliz y la pequeña y preciosa rosa que dibujaste para mí.

¡Feliz día de San Jordi!

¡El amor mueve!

¿Y compartirlo?

¿Quieres valorar este post?

[kkstarratings]

¿Te gustaría hacernos algún comentario sobre este post?
Agradecemos tu feedback...

Deja tu teléfono y te llamamos nosotros

You have Successfully Subscribed!